OBRA SOCIAL HERMANDAD

La Hemandad de la Esperanza de Triana se vuelca con el Centro dentro de su programa de acción social.

Leer más

FORO APOYO FAMILIAR

El Centro de Apoyo Infantil, ofrece este foro de apoyo para las familias, en el que poder compartir, experiencias, problemas, éxitos...

Acceder

RECURSOS Y MATERIALES

Para todos los familiares del Centro, os dejamos materiales que podéis utilizar con los niños para jugar, trabajar, etc.

Acceder

Imprimir

ATENCIÓN EDUCATIVA

. Posted in Atención Educativa

ATENCIÓN EDUCATIVA

El trastorno de déficit de atención /hiperactividad (TDAH) se caracteriza por la incapacidad para prestar atención y mantenerla, adaptar el nivel de actividad y moderarlas acciones impulsivas. Esta incapacidad da lugar a conductas inadaptadas que no se corresponden con la edad ni con el nivel de desarrollo.

Se calcula que la prevalencia del TDAH es del 3% al 7% de todos los niños. Es más frecuente en los niños que en las niñas (la proporción varía, en función de la población estudiada, entre 9:1 y 2,5:1), si bien cada vez se identifican más casos de niñas afectadas. El TDAH es una enfermedad crónica y sus síntomas persisten durante toda la vida

Una de las injusticias más habituales que se cometen en el trato con alumnos conTDA-H es considerarlos responsables de sus errores y dificultades. Según Barkley, losproblemas que presentan no surgen de una falta de habilidad sino de un déficit en elautocontrol. En las personas con TDA-H los sistemas cerebrales responsables del autocontrol y la voluntad no funcionan o lo hacen de manera inadecuada por lo que mantener unos niveles normales en estas dos habilidades básicas les resulta imposible. Según este autor, los síntomas de hiperactividad, impulsividad y desatención, aunque definitorios del trastorno, son secundarios al déficit en el autocontrol que los engloba y de lque derivan. Este déficit genera una serie de dificultades y disfunciones que un profesional de la enseñanza debe conocer antes de enfrentar la intervención educativa:

1º. El comportamiento errático y la irregularidad en las producciones de estos alumnos (unas veces buenas y otras muy deficientes) pueden crear la impresión de que son vagos o con una voluntad de hacer todo mal y transgredir la norma. En realidad no pueden mantener (sin ayuda) un patrón de trabajo y productividad consistente (para lo que es necesario disponer de planes o normas preconcebidas). La influencia que sobre ellos ejerce el momento o la situación es tal que cualquier evento extraño oír relevante les desvía de la tarea o del compromiso. Cuanto más errático sea el control de impulsos (y estímulos irrelevantes) más variabilidad productiva presentarán.

2º.La dependencia de la situación que muestran muy claramente las personas con TDA-H configura una de sus disfunciones metacognitivas más relevantes en el ámbito del aprendizaje: la dificultad para establecer o crear motivaciones internas. La dirección del comportamiento, la persistencia en el esfuerzo, la ambición, determinación o voluntad dependen en estos alumnos casi exclusivamente de fuentes externas, por lo que, si éstas no están permanentemente presentes o no tienen la fuerza suficiente, la producción disminuirá o desaparecerá sin que nada lo impida. La ausencia de metas y la dificultad para establecer planes y mantenerlos son dos de las características fundamentales de estos alumnos.

3º.Los TDA-H presentan un sentido deteriorado del pasado y del futuro con un mal manejo del tiempo y de las previsiones y consecuencias. Presentan grandes dificultades para prever y captar las consecuencias de sus conductas y ajustar el comportamiento futuro para alcanzar objetivos a medio o largo plazo; en este sentido, necesitan una especial supervisión y ayuda por parte de los adultos (incluso en secundaria) para el manejo de la agenda (instrumento que les facilita la secuenciación de tareas y el reparto de esfuerzos en el tiempo). Este mismo inadecuado manejo del tiempo les lleva a mostrarse especialmente inquietos o descontrolados durante los tiempos de espera o cuando se demora la consecución de recompensas; cuestión que hay que considerar proporcionándoles consecuencias de manera muy contingente (inmediata) y entrenándoles expresamente en la superación del estrés que les produce la demora.

4º. Las personas con TDA-H presentan un déficit para inhibir su conducta reactiva verbal, motriz o social y esperar antes de responder o actuar. Antes de actuar, durante la demora o el tiempo entre acciones, las personas nos autodirigimos mensajes internos que regulan y preparan nuestra ejecución; las personas con TDA-H presentan un lenguaje autodirigido deficiente (menos internalizado y más dependiente de la situación y de la gratificación inmediata). Cualquier estímulo irrelevante les desvía del plan de acción previsto plasmándose este hecho en el contenido de sus autoverbalizaciones que se refiere a aspectos no relevantes ni necesarios para la tarea. Un segundo problema se deriva de esta deficiencia en el lenguaje autodirigido: la dificultad para ajustar el comportamiento a las normas establecidas. Gran parte de la conducta humana esta guiada por reglas, instrucciones y planes (vida laboral, social o académica, proceso de resolución de problemas…) sin la habilidad para acomodarse a ellas, combinarlas, modificarlas o inventar otras nuevas la persona queda a expensas de la situación y su variabilidad y se muestra errática, imprevisible y poco fiable. Los programas de autoinstrucciones (para el control del comportamiento, la resolución de problemas, la ejecución de tareas en fases…) y la consideración de la normativa del aula como contenido de enseñanza y aprendizaje, con seguimiento y control continuos, son dos de las estrategias que se han mostrado eficaces en la superación de estos problemas.

5º.Las personas con TDA-H presentan dificultades para inhibir sus sentimientos, para separar los hechos de los sentimientos que producen y los acompañan, por ello, su comportamiento afectivo-emocional puede parecer inmaduro: son frecuentes los berrinches, llantinas, risas o abatimientos ante acontecimientos aparentemente sin excesiva carga sentimental. También es común observar un exceso de frialdad o literalidad en el comportamiento afectivo y social de estos alumnos De esta desinhibición afectivo-emocional y de los problemas que tienen para ajustarse a las normas sociales se derivan muchas de las dificultades de índole social de estos alumnos: hacen amigos tan rápidamente como los pierden, resultan molestos a los demás, adoptan roles excesivamente dependientes (esclavo, bufón…), utilizan estrategias de integración inadecuadas o inmaduras y con frecuencia son aislados, marginados e incluso acosados por sus compañeros. Proporcionarles habilidades sociales más maduras y entrenarles en la contención y la asertividad resultan medidas eficaces si van acompañadas, a su vez, de un trabajo centrado en los valores sociales de respeto, diversidad e inclusión con el resto del alumnado.

 

INTERVENCIONES EDUCATIVAS EN EL MARCO ESCOLAR:   

Si consideramos en toda su extensión y profundidad los anteriores apartados, llegaremos a la conclusión de que educar al alumnado con TDA-H es una de las tareas docentes más difíciles, exigentes y comprometidas; en esta tarea, según Barkley, el papel del profesor es fundamental, él es el punto clave, ni el programa, ni el centro, ni el número de alumnos, ni la titularidad del centro son decisivos; la actitud de afecto, atención y guía del profesor es el factor determinante en el éxito o fracaso de estos alumnos. La intervención docente, sin embargo, nunca debe ser excluyente ni descontextualizada, el profesor actúa en el marco institucional y a través de las comisiones y redes de coordinación que en los centros escolares se establecen; de esta manera la intervención del profesor adquiere coherencia y sentido. La eficacia de la intervención de cada profesional aumentará si las decisiones educativas han sido previamente consensuadas y trascienden y se encadenan a lo largo de todos los estamentos y niveles del sistema: escolar

a.- Institucional: recursos personales y materiales; metas y medidas globales.

b.- De Etapa, Ciclo y Departamento: programación curricular (objetivos, contenidos, metodología, evaluación y organización).ç

c.- De Aula: Diseño y puesta en marcha de programas y estrategias didácticas adaptadas.

d.- Individualizada: Adaptaciones Curriculares y Organizativas centradas en las necesidades personales y en sintomatología del trastorno

 

 

A CONTINUACIÓN OS DEJAMOS DOS ENLACES, EN LOS QUE PODÉIS ENCONTRAR ESTA INFORMACIÓN MÁS DETALLADA Y PRECISA

 

http://sauce.pntic.mec.es/falcon/progtdah.pdf

 

http://recursos.educarex.es/pdf/recursos-diversidad-DGCEE/guiadefhiper.pdf

¿Dónde estamos?

CAI ESPERANZA DE TRIANA

C/Pureza nº 55  1ºplanta

41010. Sevilla.